ANA GRIOTT

ANA GRIOTT

Apta para todos los públicos

Horarios

Precio

No hay información al respecto

Ana Griott (cuando escribe: Ana Cristina Herreros) nació de una madre acallada por ser gallega, mujer e iletrada, en un país donde las lenguas estaban prohibidas. Los domingos de su infancia los pasó escuchando el silencio de su abuela, una mujer insignificante, en un país donde la consigna era no significarse. Comenzó a escuchar los cuentos que ahora nutren su repertorio en los libros que leía en voz alta, de noche, a la luz de la linterna, dentro de la cueva de su cama. Recibió el apellido de Griott en los años noventa, contando cuentos en cafés teatros en un Madrid remansado después de la movida. Haciendo gala a este apellido, una década más tarde llegó a África. Ha escuchado cuentos en diola, en pular, en serer, en wolof, en manden (en Senegal), en changana, en ronga (en Mozambique), en hassanía (en la RASD) y en baka (en Camerún). Escucha a esta gente invisibilizada, en un mundo que los acalla para negarles la dignidad humana, y despojarlos de aquello que no es de nadie: la tierra.



La mujer que encontró un fruto que colgaba, y otros cuentos que cuentan las mujeres cuando están solas


¿Qué se cuentan las mujeres cuando se quedan solas
en las largas noches de invierno al amor de la lumbre,
o a la fresca en la calle cuando los niños se han ido a dormir?
¿Qué se cuentan mientras lavan, cocinan, o caminan a la fuente a por agua?


Ven a escuchar cómo se instruyen unas a otras sobre el arduo oficio de ser mujer.

También te podría interesar...